cocinar huevos

Cocinar el huevo perfecto

Cuando voy a comer a casa de mi abuela, aún sigue preguntándome si me fríe un huevo, aunque ya no sea capaz ni de digerir el postre. Es todo un clásico, el huevo nos salva de numerosas situaciones de cenas y almuerzos rápidos, improvisados o, simplemente, por si “te has quedado con hambre”. Aunque parece fácil, no todo el mundo sabe controlar los tiempos y los trucos de este ingrediente básico. Hoy os doy algunas pistas para que podáis cocinar el huevo perfecto, sea cual sea la variante elegida.

Para cocinarlos duros o pasados por agua, lo recomendable es que saquéis los huevos del frigorífico unos minutos antes de cocerlos: tened en cuenta que cuando los sumerjáis en el agua, ésta debe estar hirviendo y si el cambio de temperatura es muy drástico, el huevo puede fragmentarse. El tiempo de cocción es de 10 a 12 minutos si queréis conseguir un huevo duro, y de 3 minutos si lo queréis pasado por agua. Un truco para pelarlos bien es enfriar bien el huevo una vez lo hayamos sacado del cazo, con agua muy fría.

Si los queréis fritos, el secreto es calentar el aceite a fuego medio, para, una vez que esté bien caliente, echar el huevo. Ojo, tapad la sartén, es importante para evitar accidentes porque freír un huevo salpica bastante. En tres minutos estará listo (recordad echarle por encima de vez en cuando el aceite caliente para que la yema se haga también).

Si se trata de escalfarlos, una opción muy adecuada para regímenes y dietas bajas en calorías, sólo tenéis que sumergir el huevo suavemente en agua hirviendo con vinagre, sosteniéndolo en todo momento con una espumadera. Cuando la clara se cuaje pero la yema aún esté líquida, es el momento de sacarlo y enfriarlo introduciéndolo en agua fría (sin soltarlo de la espumadera).

¡Buen provecho!

Saludos, Mateo

 

Imagen: Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba