El papel higiénico, también confinado - Puntomatic El papel higiénico, también confinado - Puntomatic
Puntomatic

El papel higiénico, también confinado

El papel higiénico sin duda está siendo de los productos más buscados en esta crisis del Covid-19. La euforia por conseguirlo se une a la desesperación en la búsqueda de mascarillas y líquido desinfectante. Según varios estudios, la compra compulsiva de papel higiénico se suma a la histeria colectiva que supone ver una estantería vacía en un supermercado.

Fue uno de los productos que primero se ha agotado en los supermercados. Esta acción está dando mucho que hablar no solo por el propio hecho de su desabastecimiento masivo, sino porque es el protagonista de un reto viral que circula por las redes.

Un problema global, un comportamiento universal

Cuando la situación de la pandemia se agravó en España y empezaba a preverse un estado de alarma por la situación, las redes sociales empezaron a llenarse de imágenes de clientes llenando sus carros de forma compulsiva ante un recogimiento domiciliario que asustaba a muchos. Entre estas imágenes, algo que llamaba mucho la atención era el acopio de grandes cantidades de rollos de papel. 

España no fue el único país que se sumó a esta curiosa compra compulsiva, en Hong Kong fue de los primeros productos en agotarse junto al arroz, al igual que en otro países como Australia, Estados Unidos o Reino Unido. A día de hoy, los supermercados están incluso racionando la compra del papel higiénico, además del líquido desinfectante, dando un bote a cada persona que acude al supermercado a obtener provisiones.

Multitud de estudios apuntan principalmente al factor psicológico, ya que se trata de un producto que forma parte de una rutina higiénica que ofrece una sensación de seguridad en estos momentos de crisis sanitaria.  Este hecho está estrechamente relacionado con la difusión en redes de un contenido viral. El usuario digital está acostumbrado a no perderse nada de lo que sucede, a obtener de manera inmediata grandes cantidades información, incluso productos aunque no los necesite. El mundo tecnológico incita al consumidor a actuar por impulsos y modas, a acudir al supermercado para “subirse al carro” de un comportamiento universal.

Este tipo de conductas irracionales, según expertos en neuromarketing, se justifican por el estrés y el miedo que supone para el ser humano encontrarse en una situación de confinamiento sin una fecha de fin próxima aparente. Este hecho genera para los más sensibles un estado de ansiedad recurrente, que le genera dudas de “¿cuánto voy a necesitar?, ¿se acabará el papel higiénico?”.

Según expertos en el marketing sociológico: “Es la sensación de falta de control lo que nos hace acumular bienes, ya que tratamos de cumplir objetivos y tareas simples que responden a las necesidades básicas, y nos hacen sentir que continuamos teniendo el control sobre nuestras vidas”.

Los supermercados llaman a la calma: “No habrá problemas de abastecimiento”

Los supermercados garantizan que no habrá falta de productos por las medidas que se están tomando para frenar la expansión del coronavirus. Piden tranquilidad y racionalidad a los clientes a la hora de realizar sus compras.

«No va a haber problemas con el abastecimiento de alimentos, las empresas que operan aquí tienen mucho músculo, jamás se han visto en situación de desabastecimiento», subrayan fuentes oficiales de MercaMadrid, la mayor plataforma de distribución, comercialización, transformación y logística de alimentos frescos de España.