tipos de alimentación

Dime qué pones en tu mesa y te diré tu dieta

¿Os habéis parado alguna vez a pensar en la cantidad de dietas alimentarias que existen? Y no me refiero a dietas de adelgazamiento, sino a estilos de vida. Vegetarianos (con todas sus versiones), pero también frugívoros o crudívoros son algunas de las formas de alimentación que, socialmente, acompañan a la habitual, la omnívora. ¿Sabéis en qué consisten?

 

Algunas clases de alimentación:

 

  • Si en tu mesa hay de todo, y no te preocupas de mirar su origen (más allá de criterios de gustos o alguno específico de salud), eres omnívor@. Efectivamente, este es el tipo de alimentación más habitual en nuestra sociedad.
  • Si, por el contrario, restringes el consumo de proteínas de origen animal (carne o pescado) entrarías en el grupo del vegetarianismo. Este es un mundo muy amplio. Pero, a grandes rasgos, se suele simplificar así:
    • Si consumes sólo vegetales, y nada de origen animal (ni siquiera huevos, leche o miel), practicas el veganismo. Probablemente tampoco uses nada de procedencia animal en tu vida diaria (por ejemplo, zapatos de piel).
    • Si, por el contrario, sí completas tu dieta con huevos y lácteos, tu dieta es ovolactovegetariana. A partir de aquí ya se abren diversas opciones, pues hay quien consume huevos pero no leche, o viceversa. Lo mismo ocurre con la miel.
    • Por último, encontramos la versión posiblemente más drástica del vegetarianismo, el frugivorismo, que se alimenta, únicamente, de frutas.

 

Otros tipos de alimentación alternativas

 

  • Crudívoros: consumen alimentos de cualquier origen, pero sin procesar y, casi siempre, sin cocinar. Sí consumen ceviche o versiones de alimentos crudos pero macerados. Aunque el crudivorismo sí permite la ingesta de carne y pescado, habitualmente las personas que lo practican son vegetarianas.
  • Organicismo: últimamente es muy fácil encontrar alimentos orgánicos en los supermercados. Una alimentación orgánica consiste, simplemente, en consumir productos que provienen de granjas ecológicas, ya sean verduras o animales, evitando el proceso de explotación industrial masivo.
  • Macrobioticismo: En este caso únicamente se consumen alimentos cocinados. Se aducen para ello motivos de facilidad de digestión y eliminación de posibles tóxicos.

 

Como veis, hay un mundo de alimentación. ¿Cuál es el vuestro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba